You are hereEl Socialismo en la Argentina del Siglo XXI

El Socialismo en la Argentina del Siglo XXI


El Socialismo en la Argentina del Siglo XXI

Presentación
Inés Bertero, Presidenta de la Fundación Estévez Boero 
Desde su nacimiento en 1896, el Partido Socialista desarrolló una
importante labor en el plano político, económico y social en pro del
mejoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores y sectores
medios de nuestra sociedad. 
Desde 1930 como resultado de los golpes de estado, se inició una
historia de desencuentros entre las mayorías nacionales de la que no
estuvo ajeno el Partido Socialista.
La incomprensión de las razones históricas por las que el peronismo
significó un avance en la incorporación de los sectores más postergados
de nuestra sociedad a la ciudadanía efectiva mediante la acumulación de
los derechos civiles, políticos y sociales, abrió un período de
profunda crisis en el Partido, que lo terminó llevando a la decadencia
por el camino de las divisiones internas. 
La decisión de un conjunto de jóvenes liderados por Guillermo Estévez
Boero de crear un Partido que actuara como puente entre las ideas
socialistas y la realidad nacional, que sumara a la unidad de las
mayorías nacionales en torno a un proyecto de país y avanzara en la
construcción de una sociedad más justa, marcó el renacimiento del
socialismo en Argentina. 
Desde 1972, cuando se inició esta experiencia con la creación del
Partido Socialista
Popular, hasta el año 1989 en que se accedió al gobierno de la ciudad
de Rosario, fueron años de militancia, de estudio y de capacitación.
Aquí se volcaron muchas de nuestras propuestas para iniciar un camino
de cambio. 
Este año se cumple un cuarto de siglo de vigencia ininterrumpida de la
democracia en
Argentina. Esta continuidad institucional se  da junto con un creciente
deterioro en las condiciones de vida de nuestra sociedad: la exclusión
social creciente, el retroceso económico y la inseguridad, aparecen
como \"promesas incumplidas\" de la democracia ahondando la crisis de
representatividad de los partidos políticos por su falta de
respuestas. 
El Partido Socialista, al ganar las elecciones de 2007 en Santa Fe en
el marco de una coalición de partidos, ha despertado un rayo de
esperanza en la posibilidad de una alternativa política superadora de
la actual realidad. La construcción de caminos alternativos requiere
del estudio para poder proyectar entre todos las reformas necesarias. 
Esta publicación se enmarca en nuestro  objetivo institucional de
contribuir a la elaboración de propuestas orientadas a la promoción de
los valores de libertad, solidaridad e igualdad como realización
práctica de las ideas socialistas. 
 
Presentación II
 Hermes Binner, Gobernador de la: Provincia de Santa Fe 
 A principios de este año comenzamos  a  discutir las bases de un
documento político partidario que ahora estamos presentando,
convencidos de la necesidad de jerarquizar la organización partidaria
como instrumento vital en la democracia. 
La elaboración de este documento implica volver a las fuentes, volver a
pensar la política, la organización partidaria, el Estado y la sociedad
en general. Tarea que resulta imprescindible para comprender la
complejidad de la nueva realidad social y para elaborar políticas que
puedan resolver satisfactoriamente los problemas contemporáneos. 
Recurriendo a un mecanismo de participación amplio, se fueron
realizando distintas reuniones y debates que culminaron en asambleas
multitudinarias de compañeros y compañeras que se concretaron en las
cinco regiones en las que estamos reorganizando política y
territorialmente a la provincia de Santa Fe. Así, en el mes de abril y,
de manera casi simultánea, compañeros del partido, simpatizantes y
allegados, se reunieron en Reconquista, Santa Fe, Rafaela, Rosario y
Villa Cañás, para deliberar sobre ese interrogante que atraviesa todo
el documento y define su sentido: Qué significa ser socialista en la
Argentina del 2008.  Estamos convencidos de que la mejor manera de ser
fieles a este carácter colectivo del documento, es no considerarlo como
un texto cerrado, sino más bien como una propuesta de discusión, no
sólo para los compañeros y compañeras del partido, destinatarios de
este texto, sino también para otros actores de la vida política y de la
sociedad civil en general, preocupados como nosotros por resolver los
dilemas de la Argentina y avanzar decididamente en la construcción de
una sociedad de bienestar. 
La Argentina está viviendo momentos que pueden ser decisivos para el
futuro de nuestra sociedad. La conflictividad social y política de
estos días deja al desnudo los problemas de calidad institucional que
padecemos. Este déficit institucional del sistema político afecta las
capacidades de la democracia para resolver los dilemas sociales que
condenan a vastos sectores de nuestra sociedad a la pobreza y la
exclusión. 
Los socialistas no debemos eludir nuestras responsabilidades a la hora
de jerarquizar la institucionalidad de la democracia argentina. Estamos
convencidos, como nos decía Guillermo Estévez Boero, de que lo que es
bueno para la nación es bueno para el socialismo y viceversa.
Tenemos para esto responsabilidades de gobierno, tanto ejecutivas como
legislativas, en las que debemos poner todo nuestro entusiasmo.  Y
tenemos también responsabilidades como hombres y mujeres de partido.
Por ello debemos esforzamos por mejorar la calidad institucional de
nuestras organizaciones, con la certeza de que estaremos así
contribuyendo a la consolidación de un sistema de partidos sin el cual
la democracia argentina no podrá superar el rasgo de incertidumbre que
hoy la caracteriza. 
 
Santa Fe, noviembre de 2008
 
 

¿Por qué el Socialismo?

 ¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas y sociales
opinar sobre el socialismo?. Por una serie de razones creo que sí.
Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del
conocimiento científico. Puede parecer que no hay diferencias
metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía: los
científicos en ambos campos procuran descubrir leyes de aceptabilidad
general para un grupo circunscrito de fenómenos para hacer la
interconexión de estos fenómenos tan claramente comprensible como sea
posible. Pero en realidad estas diferencias metodológicas existen.

Share this